martes, 26 de enero de 2016

Tu marca, es también tu proveedor...


Por: Asunción Ramírez


Resultado de imagen de imagen de marca



Es tal el impacto que éstos tienen en el día a día del negocio y en los resultados finales que, se han convertido en la pieza clave de la protección y la potenciación de la marca que identifica a la organización.

Hoy en día el eco mediático es tan prolífero y a la vez el impacto, cuando es negativo, tan “mortífero” que cualquier actuación inadecuada de un proveedor (desde proporcionar una materia prima de dudosa procedencia, hasta no respetar los derechos humanos de sus trabajadores) puede arruinar la marca que tanto costó levantar con trabajo y esfuerzo.

En este sentido las organizaciones no pueden “jugársela”.

La elección correcta del proveedor pasará, entre otras, por garantizar que éste ofrece un producto/servicio de calidad, que cumple con los requisitos legales establecidos y que además da la cobertura geográfica que el negocio demanda. Esto, sin duda alguna, repercutirá positívamente en las ventas y en la imagen de la organización tanto de puertas adentro como hacia el exterior. Pero… 

¿Sabes cómo llevar a cabo la elección correcta del proveedor?
¿Qué debe contemplar un proceso de homologación?
¿Cómo llevar a cabo este proceso?
¿Para qué sirve la evaluación?

Quizá sean cuestiones que nunca te habías planteado, pero es lo que te dará la mejor solución para preservar tu marca.

¿Tienes la respuesta? Continuará...