jueves, 8 de octubre de 2015

Y estas son las ventajas del Supplier Management

Por: Jose Ortega

Tras el último artículo (Estimado Director de Compras, ¿Ha pasado ya del Category al Supplier Management?), a continuación analizaremos las oportunidades que presenta este nuevo modelo de gestión  en las organizaciones y entenderemos en qué consiste el Supplier management.

Las oportunidades:

Tras el estudio llevado a cabo por PROXIMA en las distintas compañías, se desprende que la reducción de los costes laborales en un 1% tiene un impacto de hasta un 0,7% sobre el EBITDA de la compañía.













En cambio, una reducción del 1% de los costes no laborales, tendrá un impacto de hasta un 4,1% en el EBITDA de la compañía. 

Obviamente, merece mucho más la pena dedicar nuestros esfuerzos a reducir los costes NO laborales  e implementar modelos de gestión que nos permitan controlar a los proveedores en la compañía.

¿Qué es el Supplier Management?

Por tanto, si la tendencia hoy día en las organizaciones es externalizar y “variabilizar” los costes, tendremos que buscar modelos de gestión nuevos, que permitan afrontar estos cambios.
Por tanto, una vez expuestos los puntos anteriores, nos encontramos en disposición de entender que es el Supplier Management. Si bien no existe hoy día una definición clara de este término, podemos intentar aproximar una descripción del mismo de la siguiente manera:

Supplier Management: Conjunto de acciones estratégicas y de gestión destinadas a controlar el ciclo de vida del proveedor dentro de la compañía y que surgen como consecuencia de la tendencia en las organizaciones hacia la externalización de costes.

Tal y como se expone en la definición, las acciones estratégicas a llevar a cabo son:


Supplier Management - Presente y futuro

De esta forma, el Supplier Management apuesta por la transformación y virtualización de las compañías, permitiendo a estas una mayor flexibilidad frente a cambios del mercado, una mayor innovación y especialización gracias a los proveedores de nicho y reduciendo sustancialmente aquellos costes de estructura que no aportan valor dentro de la compañía.

El pasado

Compañías con grandes costes estructurales, alto número de empleados, gran número de centros de producción y oficinas.


El presente y futuro

Compañías con costes óptimos de estructura, soportadas por el suministro de proveedores críticos y no críticos, con un número de empleados equilibrado y empleado en las tareas más estratégicas del negocio.


No hay comentarios :

Publicar un comentario