jueves, 20 de noviembre de 2014

Normativa y Principios de la RSE


La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es la forma de conducir los negocios de las empresas teniendo en cuenta los impactos que todos los aspectos de sus actividades generan sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medio ambiente y sobre la sociedad en general. No olvidemos que para alcanzar los objetivos de la RSE, deben estar involucradas todas las partes implicadas en una empresa, es decir, todos los stakeholders

En la actualidad, no hay una norma internacional certificable. Se ha trabajado en ello pero, se ha llegado a la conclusión de que no todos los principios son aplicables en todos los países, ni la importancia que se les da a unos principios y a otros es igual en todas las zonas. Por ello, y aunque estemos hablando de un cambio de mentalidad, a la hora de hablar de la RSE debemos centrarnos en el país en el que estemos.

La normativa que podemos encontrar en el mercado es: 

• ISO 26000: Publicada por ISO. No es un sistema de gestión, no es certificable. Es una guía de recomendaciones. Por el momento no hay previsto el cambio de esta norma, de guía a sistema de gestión certificable.

• SA 8000: Norma reconocida internacionalmente, como norma de RSE. Trata sólo aspectos vinculados a cumplimiento de Derechos Humanos, salud y seguridad y parte de medio ambiente, de modo que no cumple los requerimientos generales que hay, al menos a nivel europeo, en materia de RSE (transparencia, buen gobierno, inversión en la comunidad, etc.). Es un Estándar muy usado para el control de empresas en países con riesgos de violaciones de derechos humanos y laborales.

• SGE 21: Primer sistema de gestión de RSE publicado a nivel internacional. Está reconocido en el anexo A de ISO 26000 como una de las referencias en la materia. A raíz de la publicación de la ISO 26000, algunos entes normalizadores nacionales han desarrollado sus correspondientes normas en la materia, para aplicación local. Sigue sin resolverse al  100% el tema de un estándar global en RSE.
  
lunes, 17 de noviembre de 2014

La RSE: Del todo vale a la conciencia social y personal


El sector de la empresa y los negocios está cambiando en los últimos años, la conciencia social está ganando la batalla al ahorro de costes a corto plazo, si no existe una política sostenible en el tiempo, a la larga genera un incremento en los costes. Comienzan así, a surgir soluciones a estas nuevas situaciones y a controversias que pueden aparecer en clientes o consumidores, la RSE.

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es una forma de dirigir la empresa basada en la gestión de los impactos, que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medio ambiente y sobre la sociedad en general. Una nueva forma de vida de las empresas, aunque voluntaria en la actualidad se está convirtiendo casi en obligatoria de forma natural.

Es la clave para que las empresas puedan perdurar con el paso del tiempo respetando su entorno en todos los ámbitos. Está demostrado que, aunque la aplicación de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) requiere de una dedicación inicial, esta se ve recompensada con la mejora que genera en la organización, incluyendo los ahorros económicos.

Esta tendencia se inició hace muchos años, cuando la ISO 9001 no importaba ni a empresas grandes ni pequeñas en invertir para cumplir con los cánones de la ISO era una pérdida de dinero y credibilidad.

Más de 20 años después de su nacimiento, es una de las normativas más requeridas para trabajar con cualquier proveedor. Es un elemento diferenciador en el que se demuestra que el proveedor trabaja bajo unos estándares de calidad que le hacen ser más eficiente, y además tiene la preocupación de mantenerlos a lo largo del tiempo. Y una normativa de obligado cumplimiento para poder evolucionar hacia un modelo sostenible en el tiempo.

¿Qué supone la RSE para los Departamentos de Compras? ¿Va a permitir que las empresas puedan seguir obteniendo beneficios?   

viernes, 7 de noviembre de 2014

Management Fee vs Transaction Fee ¿Qué modelo quiero para mi Agencia de Viajes?

Publicado por Sergio Acacio

Todo Departamento de Compras se ve obligado a tomar una importante decisión a la hora de contratar los servicios de una Agencia de Viajes; el modelo de gestión. Actualmente se ofrecen básicamente dos modelos de gestión:

Management Fee es un modelo de “libros abiertos” en el que se declaran los resultados derivados de la gestión de la cuenta de viajes. En el, la agencia va a definir como es la cuenta de explotación, los ingresos y los gastos. Imputará como ingresos una serie de comisiones recibidas de los mayoristas (aerolíneas, hoteles), además de un Service Fee que irán cargando por cada transacción que se realice. Como gastos imputará los gastos propios de la agencia (personal, gastos financieros) y un Management Fee (beneficio industrial) que no es más que un porcentaje sobre el gasto total de la cuenta de viajes. A final de año se realiza una liquidación de gastos e ingresos la cual, desde el punto de vista del comprador, hay que intentar que sea lo más próxima posible a 0.

Transaction Fee se trata de un modelo más simple. Como su propio nombre indica, consiste únicamente en una tasa o "Fee" que la agencia nos cargará por cada transacción que realice, independientemente de las comisiones que la agencia pueda recibir de los mayoristas.

A la hora de comparar ambos modelos y según la cartera de viajes de cada empresa ¿Qué modelo se ajusta más a las necesidades de mi empresa? 

Un modelo Management Fee se suele utilizar para cuentas desconocidas para la agencia, descontroladas u oscilantes. Mientras que un modelo Transaction Fee se entiende como una evolución del Management Fee y se suele aplicar cuando se dispone de información real de consumo.

¿Cuál es el más económico? Objetivamente, ambos modelos deben dar el mismo resultado en cuanto a precio, aunque es cierto que en el modelo Transaction Fee, la agencia asume cierto riesgo frente al modelo Management Fee, en el que va a reales.

¿Garantizan la calidad en el servicio? El modelo de gestión no debe influir en el servicio que la agencia ofrece, por lo que ambos modelos garantizan la calidad del servicio que se le exija a la agencia.

¿Qué modelo resulta más trasparente? En el modelo Management Fee, la agencia declara las comisiones que recibe de los mayoristas y las comparte 100% con el cliente, además de sus gastos que el cliente debe sufragar al 100%. El modelo resulta transparente siempre y cuando demos por cierto que tanto las comisiones como los gastos que declara la agencia son reales, ya que no hay forma de comprobarlo. En el modelo Transaction Fee se paga un precio pactado por cada transacción que se realiza, por lo que no nos influirán los costes de la agencia ni las comisiones que reciba de los mayoristas.

¿Influyen los acuerdos que tengo firmados con los mayoristas? Los acuerdos que la propia empresa tenga con los mayoristas es un factor muy importante. Con un modelo Management Fee la agencia compartirá las comisiones con la empresa, por lo que es ideal cuando no se cuenta con buenos acuerdos con mayoristas. Para el caso que se cuente con buenos acuerdos, el modelo a utilizar es el Transaction Fee.

La tendencia actual que observamos en las empresas que contratan los servicios de una Agencia de Viajes, es complementar su modelo de gestión, ya sea Transaction Fee o Management Fee, con un programa detallado de incentivos que comprometa a la agencia con el ahorro y convertirla así, más que en un proveedor, en un partner.
  
martes, 4 de noviembre de 2014

Buenas Prácticas en los Departamentos de Compras

Publicado por Beatriz Lorente

Las empresas se preocupan cada vez más por ser sostenibles, éticas y responsables. Con este objetivo se definen diversas guías de actuación o códigos de conducta que, a su vez, les ayuda a fortalecer la imagen corporativa y a aumentar el valor de la empresa.

En el caso de los Departamentos de Compras, la Responsabilidad Social Empresarial afecta tanto a la conducta que llevan a cabo los proveedores con los que contratan, como a la que mantienen los propios trabajadores del departamento en el desarrollo de su actividad.
Como regla general, los principios que suelen establecerse en los Códigos de Conductas de Proveedores están basados en la Declaración de Principios y Derechos Fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de 1998, la Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de 1992, la Cumbre de Johannesburgo sobre Desarrollo Sostenible de la ONU de 2002, y los 10 Principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas creado en el año 2000.

Pueden resumirse en:
- Ética, cumplir con la legislación, no admitir ningún tipo de corrupción o soborno, respetar la confidencialidad de a información, la competencia leal y establecer mecanismos para evitar los conflictos de interés.
- Prácticas laborales respetuosas sobre la dignidad y los derechos de todos los individuos, que garanticen la igualdad y la no discriminación, el derecho a la libre asociación y el no a la contratación ilegal de menores.
- Salud y seguridad, manteniendo un entorno de trabajo seguro y saludable, formando a los trabajadores en prevención de riesgos laborales.
- Calidad y seguridad del producto
- Subcontratación, promoviendo estos principios entre sus propios proveedores para extender su compromiso.

Por otro lado, los principios fundamentales por los que debería regirse la Función de Compras serían:

- Compromiso con los intereses del cliente interno y de la compañía
- Generación de valor añadido
- Transparencia e igualdad de oportunidades en los procesos de compras
- Confidencialidad
- Respeto por el entorno