miércoles, 2 de abril de 2014

Fases del Proceso de Homologación de Proveedores (Parte I)

Una vez conocidas todas las ventajas de un proceso de homologación y convencidos los responsables de compras de la necesidad de definir un procedimiento, pueden surgir muchos interrogantes: ¿cómo realizo una homologación de proveedores? ¿Cuáles son los requisitos que deben cumplir mis proveedores para estar homologados? ¿Todos mis proveedores deben de cumplir los mismos requisitos de homologación si suministran productos o servicios distintos?

Para ayudar a resolver estos interrogantes y muchos otros que puedan plantearse los departamentos de compras antes de comenzar a desarrollar un proceso de homologación de proveedores, describimos las fases que todo proceso de homologación debería de incluir:

1. Análisis de los proveedores actuales y clasificación

Antes de comenzar a definir y desarrollar el proceso de homologación, es fundamental tener una visión global de la clasificación de los proveedores por gasto y categoría.

De esta manera podremos detectar de una manera rápida, qué categorías y proveedores son susceptibles de necesitar un procedimiento de homologación y cuáles son los puntos más relevantes a evaluar en cada uno de los proveedores/categorías.

Por ejemplo, en función de la criticidad de la compra, podemos definir un tipo de procedimiento u otro así como en función de la recurrencia o el volumen monetario que supone la categoría para la empresa.

2. Definición del proceso – Cuestionarios de homologación

Una vez que tenemos claro qué categorías precisan de una mayor necesidad de tener proveedores homologados, definiremos qué requisitos deben de cumplir los proveedores pertenecientes a cada categoría. Para ello, se desarrollaran cuestionarios de homologación, los cuales se enviarán a los proveedores y en función de sus respuestas se procederá a su homologación. Es recomendable definir dos tipos de cuestionarios:

· Uno estándar aplicable a todos los proveedores independientemente de la categoría a la que pertenezcan. Dentro de este procedimiento, se evaluarán aspectos comunes como la solvencia financiera de los proveedores.

· Otro procedimiento particular a cada una de las categorías en función del tipo de producto o servicio a suministrar. Por ejemplo, en una categoría que contiene proveedores que suministran un producto muy relevante y que afectan de una manera muy directa a la línea de producción, se le solicitará durante el proceso de homologación, muestras del producto a suministrar con el objetivo de testearlas y comprobar que cumplen con todos los requisitos de calidad establecidos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario