viernes, 31 de mayo de 2013

La Influencia del Comprador en la Organización (Parte 2): ¡Mayor Valor y Mejores Resultados!

En la primera parte de este post, destacábamos la poca influencia del comprador en las categorías de gasto del sector público. Hoy vamos a considerar las dos categorías más complejas: Salud y Servicios Sociales.

Con respecto a las compras en el área sanitaria, a menudo encontramos una brecha entre las decisiones sobre cuidados médicos que se toman, sin tener en cuenta el coste de los bienes y servicios; y las compras de servicios generales, que se llevan a cabo teniendo en cuenta sólo el precio y no la calidad. Esto permite a los médicos comprar productos de manera autónoma en una gran cantidad de categorías clínicas, basándose sólo en sus preferencias profesionales, obteniendo finalmente una tremenda variedad de productos con limitada diferenciación, una gran cantidad de stock de seguridad, lo que genera material sobrante, así como un complejo equipo de dirección. Hoy en día, ha habido también un notable número de casos en los que los médicos han estado usando ciertos productos debido a incentivos de las compañías proveedoras, y no por la calidad del producto, llevando esto a un incremento en la regulación de los mercados de Tecnología Médica y Farmacéutica.

En cuanto a los Servicios Sociales, se observan niveles de fragmentación en la cadena de suministro, producidas por las pequeñas organizaciones de atención domiciliaria que están entrando en el mercado y que generan un coste innecesario y riesgo para dichos mercados. A menudo estos problemas no son denunciados debido a la falta de información sobre el gasto que producen.

En estos casos, es probable que las ineficiencias en la cadena de suministro se estén traduciendo en resultados desfavorables para pacientes y servicios al ciudadano.

Comprar para mejorar el Valor y la Calidad

Teniendo en consideración estas dinámicas, una clara recomendación para los Gerentes de la Administración Pública es que se centren en todo el ciclo de vida del servicio que proveen, desde la especificación de los productos y servicios, hasta la gestión del contrato y de los resultados, incluyendo las categorías más complejas. Sus responsabilidades no deben ser sólo operativas, comerciales o legales, sino que deben ser gestores estratégicos que añadan valor al servicio.

Esto tiene implicaciones para los Profesionales de Compras, ya que deberán demostrar una fuerte gestión de las relaciones con los clientes internos de la empresa y capacidades técnicas para poder comunicarse de manera efectiva con otros profesionales. Ellos necesitarán estar bien informados sobre las estrategias de compras más efectivas y las tendencias del mercado, así como el uso y gasto de su producto, para poder construir propuestas de valor efectivas para su organización.

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario