lunes, 27 de mayo de 2013

La influencia del Comprador en la Organización (Parte 1)

Con frecuencia el área de compras es considerada como un simple departamento operacional en el que se realizan pedidos y se completan ofertas, reduciendo su importancia a una porción del gasto total en productos y servicios. Pero existe una desconexión entre esta realidad y las expectativas de los gestores de la empresa, que especialmente con la actual situación económica, esperan lograr grandes ahorros en todas las categorías de gasto.

El papel del comprador en las categorías de mayor impacto del gasto

En muchas organizaciones del sector público y privado, personas no especialistas en compras, como ingenieros, médicos, informáticos, constructores, son los que se encargan de especificar los bienes y servicios necesarios. A menudo estas categorías de gasto conllevan un alto coste e impacto en la continuidad de la empresa, por lo que la demanda y las especificaciones de estos productos son decisiones vitales para las organizaciones a largo plazo y para la eficiencia del suministro.

En el sector público, las cinco principales categorías de gasto son: Construcción, Fármacos, Servicios Sociales, Tecnologías Médicas y Tecnologías de la Información y Comunicación (ICT); constituyendo más del 50% del gasto.

En estas categorías, la influencia del comprador está limitada a la ejecución de un rol operacional o administrativo.

¿Por qué deberían los compradores estar más involucrados en el proceso?

En muchos casos, las decisiones de compra se toman teniendo en cuenta las necesidades técnicas y de calidad, pero sin tener en cuenta el precio, el coste y el ciclo de vida de la relación con el proveedor. Esto ocurre en las organizaciones en las que compran profesionales con un perfil no financiero.

Hay quien piensa que esto es positivo, ya que enfatiza la calidad de los bienes y servicios, pero por la experiencia se sabe que la sobre especificación en la mayoría de los casos no lleva a una mayor calidad. Además, existen factores, como el incremento en la fragmentación de los productos y del ciclo de aprovisionamiento, la complejidad innecesaria y la volatilidad, que llevan a la ineficiencia en la cadena de suministro. Las organizaciones públicas, además, tienen como proveedores a empresas privadas y si no se gestionan de una manera adecuada los contratos, cualquier empresa privada está incentivada a reducir la calidad a favor de los márgenes de beneficio.

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario